Día Mundial de la Esclerosis múltiple 2017.

El Día Mundial de la Esclerosis Múltiple (World Multiple Sclerosis Day) es un evento que tiene lugar anualmente el último miércoles del mes de mayo. Se trata de un día de reflexión y concienciación acerca de la Esclerosis Múltiple (EM), una de las enfermedades crónicas más comúnes en el mundo contemporáneo.

La Esclerosis Múltiple es una enfermedad del sistema nervioso central que afecta al cerebro, tronco del encéfalo y a la médula espinal. La mielina, sustancia que recubre las fibras nerviosas, resulta dañada y entonces la habilidad de los nervios para conducir las órdenes del cerebro se ve interrumpida.

La esclerosis múltiple ocasiona muchos síntomas diferentes, como pérdida de la visión, dolor, fatiga y disminución de la coordinación. Los síntomas, la gravedad y la duración pueden variar según la persona. Algunas personas pueden no presentar síntomas durante gran parte de sus vidas, mientras que otras pueden tener graves síntomas crónicos que nunca desaparecen.

La fisioterapia y los medicamentos que inhiben el sistema inmunológico pueden aliviar los síntomas y reducir la velocidad de la progresión de la enfermedad.

La esclerosis múltiple ocasiona muchos síntomas diferentes, como pérdida de la visión, dolor, fatiga y disminución de la coordinación. Los síntomas, la gravedad y la duración pueden variar según la persona. Algunas personas pueden no presentar síntomas durante gran parte de sus vidas, mientras que otras pueden tener graves síntomas crónicos que nunca desaparecen.

Las personas pueden sufrir:

Áreas de dolor: espalda o ojos

Circunstancias en que se presenta el dolor: con movimiento ocular o en la espalda debido a la inclinación de la cabeza

Temblor: durante movimientos precisos, manos o miembros

Muscular: calambres, debilidad muscular, incapacidad para cambiar de movimiento rápidamente, movimientos involuntarios, músculos rígidos, parálisis muscular, problemas de coordinación, reflejos hiperactivos, rigidez muscular o torpeza

Todo el cuerpo: fatiga, debilidad, intolerancia al calor, mareos, poco equilibrio o vértigo

Sensitivo: hormigueo, anormalidad del gusto, hormigueo y ardor molestos o sensación reducida del tacto

Urinarios: escape de orina, micción excesiva por la noche, necesidad constante de orinar o retención urinaria

Visuales: pérdida de la visión, visión borrosa o visión doble

Sexuales: disfunción eréctil o disfunción sexual

Estado de ánimo: altibajos emocionales o ansiedad

Habla: habla mal articulada o voz defectuosa

También comunes: depresión, dificultad para caminar, dificultad para tragar alimentos, dolor de cabeza, déficit cognitivo, entumecimiento facial, estreñimiento, lengua entumecida, nistagmo, pie caido, piernas pesadas o privación de sueño.

El tratamiento consiste en inmunosupresores.

La fisioterapia y los medicamentos que inhiben el sistema inmunológico pueden aliviar los síntomas y reducir la velocidad de la progresión de la enfermedad.


Esta página ha sido vista 524 veces.

Deje su comentario

Debes identificarte para publicar un comentario.